Trigo Sarraceno [paella & risotto]

¡Buenos días, mundo!

Hoy os traigo dos recetas en un solo post, quería enseñaros dos formas de hacer el trigo sarraceno y pensé: ¿por qué no juntar ambas recetas en una sola entrada?. El trigo sarraceno es un pseudocereal sin gluten y con magnesio, calcio, hierro, fósforo, potasio y vitaminas del grupo B. ¿Lo habéis probado alguna vez? 

La primera receta que os propongo es la paella, aunque tal vez sea mejor llamarle “sarraceno con verduritas” 😛 ya sé que no es la tradicional de arroz. Y como segunda y última opción tenemos el risotto. A mí me encanta y siempre que salgo a comer fuera y veo que lo hay en la carta me cuesta mucho no pedirlo. ¿Empezamos? 

“Paella” de Trigo Sarraceno

  • En una sartén grande doramos las verduras que queramos con sal y pimienta. En mi caso utilizo normalmente cebolla y después añado las que tenga por la nevera (desde zanahoria, calabacín, guisantes…)
  • Una vez que las verduras empiecen a estar doraditas y hayamos salpimentado al gusto, añadimos un vaso de trigo sarraceno. Removemos bien para que éste coja bien el sabor y seguido añadimos 2 tazas de caldo de verduras o de agua. 
  • Bajamos a fuego lento y cubrimos, dejamos tapado unos 20 minutos probando en los últimos para comprobar que el grano no está muy al dente. 

Risotto de Trigo Sarraceno con setas

  • En una sartén con un poco de aceite añadimos unos dientes de ajo laminados y cebolla en polvo. 
  • Cuando el ajo se haya dorado un poco añadimos un cuarto de cebolla y unas setas, todo en trocitos muy pequeños (a mi en particular no me gusta encontrar trozos muy grandes).
  • Dejamos unos minutos y entonces añadimos un vaso de trigo sarraceno y dos vasos de agua. Removemos y lo dejamos a fuego bajo unos 15-20 minutos hasta que el trigo haya absorbido el caldo y apenas quede agua en la sartén.
  • Y ya sólo queda el último paso: añadir a la sartén nata vegetal (yo he utilizado de avena) y he echado todo el tetra brik (de unos 250 ml). Añadimos sal, pimienta negra y nuez moscada, removemos y servimos.

Y hasta aquí el doble post de hoy. ¿Con cuál os quedáis? ¿Sois de paella o de risotto? Probad a hacer las dos y veréis cómo os gustan ambas. Nos vemos la próxima vez con una reflexión, hippies.

Luz y buenas vibraciones hasta entonces. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.