Cheesecake fría de mango

¡Hola! Hoy quiero compartir con vosotros una receta deliciosa, rápida y sencilla. Nació de un momento de inspiración tras haber recibido un paquete de Congelados Juldan quienes me propusieron dar rienda suelta a mi imaginación y crear alguna receta con sus productos. Además, uno de sus objetivos principales es desmitificar que los congelados no son saludables ni buenos productos.

Cuando vi que me enviaban mango congelado no dudé en pensar hacer un postre rico y fácil que además es perfecto para esta época del año :-)

Muchas veces, por no decir desde hace mucho tiempo, ha existido una creencia que nos hace pensar que los congelados no son aptos, sobre todo porque normalmente los asociamos a productos precocinados como lasañas, pizzas, helados, etc. Pero ese mito está muy lejos de la realidad, los alimentos congelados tienen muchos beneficios y son saludables, además son una manera estupenda de alargar la vida de muchos productos como por ejemplo de frutas y verduras. ¿Lo mejor? Todo lo que congelemos, no perderá sus nutrientes. 

Obviamente, no debemos olvidar mirar la lista de ingredientes de cualquier producto y ver que sólo lleva lo esencial. Por ejemplo, este mango congelado lleva únicamente mango en sus ingredientes, es decir, ni conservantes o colorantes ni endulzantes. PD: atentos a mi Instagram donde muy pronto compartiré con vosotros una nueva receta de plato principal utilizando verduras congeladas :-) Pero de momento, ¿nos ponemos manos a la obra con este postre?

Cheesecake fría de mango

Receta de Happy Soul
Raciones

4

bocaditos
Tiempo total

2

horas 

20

minutos

Ingredientes

  • Base:
  • 120 gramos de anacardos

  • 4 cucharadas de coco rallado

  • 8 dátiles Medjool

  • Capa de queso:
  • 400 gramos de queso crema

  • 60 gramos de mango congelado

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • 40 mililitros de sirope de arce

  • 1/2 sobre de gelatina en polvo *6 gramos

  • 75 mililitros de agua caliente

  • Capa de mango:
  • 150 gramos de mango congelado 

  • 3 cucharadas de sirope de arce

  • 200 ml de agua

  • 1/2 sobre de agar-agar en polvo (1 gramo)

  • Para decorar:
  • Arándanos

Preparación

  • Comienza preparando la base. Para ello coloca en un procesador de alimentos los dátiles, el coco rallado y los anacardos. Vierte la mezcla en el molde que vayas a usar para la tarta. Extiende y aplasta bien la base y llévala a la nevera.
  •  Mezcla en un vaso 75 mililitros de agua caliente con medio sobre de gelatina en polvo. Deja que repose unos minutos hasta que te quede consistencia viscosa.
  • Prepara ahora la capa de queso. Coloca en una batidora de vaso el queso en crema, mango, vainilla y sirope de arce. Tritura hasta conseguir una masa cremosa, añade la gelatina preparada en el paso anterior y tritura de nuevo durante unos segundos.
  • Vierte esta mezcla sobre la base de la tarta y vuelve a meter en la nevera.
  • Por último, haz la capa de mango. Disuelve una vez más medio sobre de gelatina en 200 mililitros de agua caliente y reposa hasta que tenga la consistencia deseada. Añade a una batidora el mango congelado, el arce, y la gelatina y tritura.
  • Vierte la mezcla encima de la capa de queso y vuelve a llevar a la nevera unas 2 horas para que quede compacto. 
  • Saca unos 5 minutos antes de servir y decora algo gusto con unos arándanos frescos u otra fruta y espolvorea un poco de coco rallado. 

Espero que os guste, la verdad es que en casa ha sido todo un éxito :-)

Paula

❤ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *