Crepes salados de Trigo sarraceno

Hay días en los que llego a la hora de la cena con mucho hambre y me apetece un plato de pasta o unos crepes como estos. Ojo, que mis cenas son sobre las 7 aproximadamente (a veces antes, dependiendo de dónde esté), así que cenar esto prontito a mí me sienta bien pero es perfectamente válido para almorzar al mediodía.

Para el relleno siempre me gusta colocar primero unas hojas de lechuga o de mezcla, cebolla caramelizada, verduras y acompañar con una salsa. Mis favoritas para estos crepes son una de miel y mostaza o una de yogur y mostaza. Podéis prepararlos con lo que tengáis por casa, quedarán ricos con cualquier cosa 🙂 ¿Vosotr@s qué le pondríais a estos crepes?

 

[Crepes de trigo sarraceno con verduras y aliño] 

4 crepes grandes o varios pequeños / para 2 personas:

> Ingredientes crepes:

            • 100 gramos de harina de trigo sarraceno
            • 220 ml de bebida vegetal
            • 1 cucharadita de levadura en polvo
            • 1 cucharadita de ajo en polvo
            • Sal y pimienta negra al gusto

> Relleno:

            • 1/2 cebolla blanca
            • Unos 6 champiñones
            • Unos trocitos de queso feta
            • Unas hojas de lechuga
            • Sal y pimienta negra
            • Aceite de oliva

> 2 aliños:

            • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
            • 2 cucharaditas de miel o agave
          •  O este otro:
            • 2 cucharadas de yogur estilo griego
            • 1 cucharadita de sirope de arce
            • 1 cucharadita de mostaza Dijon
            • Un chorrito de limón

> Preparación:

En un cuenco mezclamos la harina con levadura y especias. Añadimos la bebida vegetal, yo usé de almendra, y removemos bien. Dejamos reposar y mientras tanto preparamos el relleno. 

En una sartén con un chorrito de aceite de oliva ponemos la cebolla muy picada y añadimos sal. Tapamos y dejamos que sude. El fuego debe estar muy bajo y deberemos ser pacientes a que la cebolla se caramelice sola (sin usar ningún tipo de azúcar). Cuando esté lista, retiramos del fuego. En la misma sartén, colocamos los champiñones laminados con una pizca más de sal y otra de pimienta negra. Dejamos hasta que queden dorados. 

Para hacer los crepes utilizamos la misma sartén pintándola con un poco de aceite y añadiendo un cazo de la masa. Dejamos que se extienda por toda la superficie y cuando empiecen a aparecer unas burbujas, damos la vuelta. Una vez los crepes estén hechos, podemos aprovechar la sartén caliente para hacer un huevo a la plancha si queremos un aporte extra de proteína. Si no queréis hacer el huevo no pasa nada porque el crepe queda igual de rico.

A la hora de servir yo prefiero que esté calentito, por lo que mejor hacer esta receta al momento de comerla. Ponemos los crepes en un plato, colocamos las hojas de lechuga, la cebolla, los champis y un poco de queso. Además añadimos el aliño a parte. Et voilá, súper sencillo pero riquísimo 🙂

Bon Appetit!

❤ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *