Sábado Hippie🌸& Dulce💞 VII: Beetroot Latte

Aloha, ¡bienvenido sábado y feliz nueva vuelta al Sol para mí! 🙂 Hace unos días fue mi cumpleaños y siempre me gusta publicar un post especial en el blog con motivo de mi cumple. Por eso, hoy sábado, quiero compartir un sábado hippie & dulce con vosotr@s. La idea de esta sección surgió en un bonito momento de mi vida y consiste en compartir una pequeña reflexión y además una mini receta, en definitiva, algo para el cuerpo y algo para la mente 😉 hoy quiero que os dediquéis un momento a leer la reflexión y además que os obsequiéis con la bebida tan especial y bonita que hoy os propongo. ¡Espero que os guste! 

“La actitud es un pequeño detalle que lo cambia todo. Soy consciente de que tal vez no puedo controlar todos los conflictos de mi vida, tal vez no pueda decidirlo todo, pero cuando despierto cada mañana puedo decidir cuál será mi actitud.”

Para mí éste es un pequeño pero especial lugar en el que trato de transmitir positividad y buenas energías no sólo mediante recetas saludables sino también mediante reflexiones. Durante este 2019, he sentido muchas veces cómo todo en mi Universo estaba perdido y patas arriba y no es la primera vez que me siento así, la verdad. Todo son miedos y entelequias y aprender a saber caminar por la vida. ¿Pero sabéis qué? Me he dado cuenta de que cuando estás en una fase de no saber por dónde ir ni muy bien qué es exactamente lo que quieres, lo importante es la ACTITUD. Y “tu actitud determina tu altitud.” Y estoy segura de que un cambio de actitud, puede ayudarnos a encontrar la felicidad cuando la andamos buscando. “He aprendido que a veces uno no siempre puede elegir aquello que le pasa, pero sí aquello que hará a continuación.”

Las frases que estoy recalcando en color morado en este post, las he cogido de una película que he visto recientemente y que os recomiendo, pues en ella podemos comprobar el poder de la actitud al 100%. La peli se titula “Walk. Ride. Rodeo” y está basada en una historia real. No quiero contaros muchos detalles pero a grandes rasgos narra la historia de una chica cuya pasión es montar en caballo y competir en rodeos. Un día por culpa de un accidente se queda en silla de ruedas y esto supone tal crisis psicológica que la chica pasa días, semanas y meses sintiéndose miserable, triste y añorando volver a montar en caballo. La peli nos muestra cómo ella quiso cambiar su actitud y volver a hacer lo que le apasionaba. Y por supuesto, lo hizo. Sin duda, algo admirable. 

“Ahí fuera te dé lo que te dé la vida, devuélvele más.” Cuando nos levantamos por las mañanas podemos decidir si tomar una actitud positiva y alegre o una negativa y amargada, y durante el día si nos fijamos podemos ver que lo que nos rodea se “empapa” de la misma energía que nosotros emitimos. ¿Os ha pasado alguna vez? Hace años me dijeron que las personas “huelen” las energías que otra misma provoca, y creo que en cierto modo es verdad. Cuando estás mal la gente te lo nota, te ve triste, o percibe tus inseguridades frente algo, o tu comunicación no verbal le hace saber que no estás bien, aunque tú trates de disimularlo. 

Así que hoy desde aquí quiero animaros a que reflexionéis un poco sobre esto y que si sentís que necesitáis cambiar de actitud, lo hagáis. Espero que eso os ayude a entender cómo, a veces, si abrimos bien los ojos y nuestros demás sentidos, las cosas buenas se acercarán a nosotros. 

Y después de esta pequeña charla, os dejo la receta a una bebida que se ha vuelto algo popular últimamente y que me apetecía mucho probar. Es un Beetroot Latte, una bebida que lleva bebida vegetal y remolacha en polvo. Yo además le he añadido café y especias, pero podéis omitirlos. 

Beetroot Latte

Receta de Happy SoulPlato: bebidasCocina: vegano, saludableDificultad: fácil
Raciones

1

taza
Tiempo de preparación

10

minutos

Ingredientes

  • 1 cucharadita de remolacha en polvo

  • 1/2 cucharadita de endulzante al gusto (arce, agave, de coco, etc.)

  • 4 cucharadas de agua

  • 1 taza de bebida vegetal *ver notas abajo

  • 1/4 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación

  • En un cazo al fuego mezclamos la remolacha en polvo con el agua, vainilla y endulzante. Mezclamos bien hasta que quede bien integrado.
  • A una taza añadimos la leche y la mezcla realizada en el paso 1.
  • Mezclamos bien y calentamos y espumamos la leche. Decoramos con un poco de canela o remolacha en polvo. Bebemos al momento.

Notas

  • Mis bebidas vegetales favoritas para preparar esta receta son las de coco y de avena. A poder ser una cremosa y que haga espuma

PD: con el fín de conocer un poco más vuestros intereses, he creado una nueva encuesta para que me hagáis saber qué tipo de contenido os apetece ver por mi cuenta 🙂 click aquí para completarla. ¡Muchas gracias!

Luz & Amor,

Paula

❤ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.