Granola con chocolate y toque de sal

¡Hola!

¿Cómo estáis? Espero que bien 🙂 hoy os traigo una granola súper rica que espero que probéis porque queda crujiente y además tiene chips de chocolate 😉 Con lo buena que está la granola en sí, no sé porqué apenas la hago en casa, encima una de las cosas que más me gusta es el olor que deja en la cocina, sobre todo la granola aromática de otoño que también tengo en el blog y que es una de mis favoritas. 

Como con la mayoría de las recetas, podéis cambiar los ingredientes a vuestro gusto con lo que tengáis por casa: láminas de coco, distintos frutos secos o semillas, etc. Lo que hace especial a ésta es el toque de cacao con una pizca de sal y después añadir trocitos de chocolate negro, con leche fría es como más me gusta 😛

Granola con chocolate y toque de sal

Receta de Happy Soul
Raciones

1

tarro grande
Tiempo total

30

minutos

IngredientEs

  • 300 gramos de copos de avena

  • 1 cucharada de semillas de girasol

  • 1 cucharada de semillas de amapola

  • Un puñado de almendras

  • Un puñado de nueces

  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo

  • Pizca de sal

  • 1 cucharadita de canela

  • 2 onzas de chocolate negro 90%

  • 2 cucharadas de aceite de coco

  • 100 ml de sirope de agave o arce

PREPARACIÓN

  • En un cazo pequeño calentamos al fuego el aceite de coco, el cacao en polvo y el sirope de agave o arce sin llevarlo a ebullición.
  • Por otro lado, en un bol grande añadiremos los copos de avena, las almendras y las nueces, las semillas, una pizca de sal y de canela. Mezclamos bien y vertemos la mezcla líquida preparada antes. Removemos súper bien con una cuchara de madera y echamos toda la mezcla sobre una bandeja cubierta con papel de horno. 
  • Llevamos al horno unos 20 minutos a 180 grados revisando en los últimos 5 minutos para que no se tueste mucho. Sacamos del horno, dejamos templar y entonces colocamos unos trocitos de chocolate negro picado.

NotAs

  • Al principio la granola está un poco más blanda, así que es importante que cuando ya no esté caliente, la guardemos en un tarro de cristal. Después, cuando la consumamos estará crujiente y queda perfecta con leche, yogur o sobre porridge. 

Luz & Amor,

Paula

❤ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.