Falafel de brócoli y zanahoria

Aloha!

¿A quién no le gusta el falafel? A mí me encanta y desde que me di cuenta de lo fácil que es prepararlo, ahora es un must para mí en mis menús de casa. En el blog hace tiempo que tenéis unos falafels de boniato, y los que hoy os traigo son también diferentes. A la receta clásica de garbanzos les añado brócoli y zanahoria y os aseguro que la combinación queda explosiva. No sólo son más nutritivos sino que además el sabor se potencia más y quedan riquísimos.

En muchas recetas de falafel veo que muchas personas trituran los garbanzos, cebolla, ajo, etc. todo crudo en un procesador de alimentos. Yo sinceramente, prefiero saltear la cebolla y el ajo primero para que queden doraditos y no estén crudos en la mezcla, me parece que le da otro sabor. Por lo demás, la receta es extremadamente sencilla. Más abajo os explico cómo los he acompañado esta vez, es algo un poco más “elaborado” pero merece la pena 🙂 o sino disfrutad de los falafels con un pan pita o una ensalada 😛

Falafel de brócoli y zanahoria

Receta de Happy Soul
Raciones

12

falafels
Tiempo total

40

minutos

IngredientEs

  • 400 gramos de garbanzos cocidos

  • 1/2 cebolla blanca

  • 2 dientes de ajo

  • 2 zanahorias pequeñas

  • 1/2 brócoli pequeño

  • 3 cucharadas de harina

  • Sal, pimienta negra, comino y pimentón dulce

PREPARACIÓN

  • Tan fácil como saltear en una sartén con un poquito de aceite de oliva la cebolla, el ajo, el brócoli y la zanahoria. Para la zanahoria yo la pelo y la paso por un rallador, así me aseguro de que se hace bien en la sartén. Para el brócoli quito la parte del tronco y troceo los arbolitos. Añadimos sal y pimienta negra y dejamos unos 10 minutos.
  • En un bol grande añadimos los garbanzos, la mezcla de verduras que acabamos de saltear, las especias y la harina y trituramos con una batidora de mano. No pasa nada si queda algún trozo de garbanzo o verdura sin triturar bien. Una vez que tengamos la masa lista, cogemos una cuchara para helado y vamos cogiendo pequeñas porciones con las que haremos bolitas.
  • Llevamos al horno a 180º durante 20 minutos. Como toque final, a mí me gustan pasarlas por la sartén vuelta y vuelta con un poco de aceite de oliva (simplemente 1-2 cucharadas).
Decoración & Acompañamiento:

Para servir quise hacer una especie de tortita o quesadilla, y utilicé la receta de mis quesadillas favoritas 🙂 simplemente reduje las cantidades a la mitad e hice 2 tortitas.

Una vez listas, coloqué la tortita en el plato, añadí pesto verde, queso feta, chutney de mango (¡es uno de mis nuevos productos favoritos!) y crema de aguacate. Simplemente hacerla batiendo 1 aguacate, zumo de limón, sal y pimienta negra. Queda extremadamente cremoso y a mi gusto mejor que si lo chafamos con el tenedor.

Un abrazo,

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *