Pan Naan casero

¡Hola!

Estos días estoy un poco off, tanto de la web como de Instagram, y es que este mes estoy un poco en un limbo. Acabo de llegar de una escapada cerca del mar, ¡la primera en muchos meses! y estoy días estoy ya con la cuenta atrás para mi viaje a España a estar con mi familia. 10 meses sin vernos. Además, estos días he estado dándole muchas vueltas a algo, y en unas dos semanas os lo anunciaré. Mientras tanto, quiero compartir esta receta deliciosa con vosotros.

He aquí un riquísimo pan Naan. Llevaba mucho tiempo queriendo hacerlo y me animé por fin hace unos meses. Desde entonces lo he repetido ya en varias ocasiones y me parece una delicia.

Comparto esta receta porque en una encuesta por Instagram Stories el pan Naan ¡le ganó la batalla a una ensalada césar! Todos votasteis por el pan, así que aquí está 🙂 pero la ensalada césar será la próxima porque también merece la pena 😛

pan Naan Casero

Receta de Happy Soul
Raciones

6

panes
Tiempo total

3

horas 

Ingredientes

  • 1 sobre de levadura seca (7 gramos)

  • 125 ml de agua templada

  • 1 cucharadita de azúcar de coco o panela

  • 300 gramos de harina de fuerza * + para enharinar

  • 150 ml de yogur estilo griego

  • 25 gramos de mantequilla derretida

  • Pizca de sal

  • Salsa:
  • 25 gramos de mantequilla

  • 1 diente de ajo

  • Orégano seco

Preparación

  • Mezclar 1 sobre de levadura seca en 125 ml de agua templada con 1 cucharadita de azúcar de coco. Remover y reposar 10 minutos.
  • En un bol grande añadir 300g de harina de fuerza y una pizca grande de sal. Remover bien y en el medio hacer un hueco donde añadiremos 150ml de yogur estilo griego, 25g de mantequilla o margarina derretida y la mezcla de levadura y agua.
  • Remover y amasar hasta conseguir una bola que no se pegue en las manos. Dejar reposar 1 hora o hasta que doble en tamaño (yo dejé 2 horas y media).
  • Coger porciones de masa y hacer unas 6 bolitas. Con cada bolita, la amasamos con un rodillo y pasamos por una sartén con un poco de aceite de oliva unos 3 minutos por cada lado.
  •  Para terminar, derretimos un poco de mantequilla en una sartén y añadimos el ajo muy picado. Añadimos a un cuenco y echamos un poco de orégano. Pintamos con esta mezcla el pan y comemos.

Notas

  • Mejor comerlo calentito recién hecho, pero para que el pan siga estando caliente a la hora de comerlo, podéis poner el pan en una bandeja para horno y dejarlo allí a temperatura baja cubierto con papel albal hasta que llegue la hora de servirlo.

Espero que os guste,

Un abrazo,

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.