Pappardelle Con Kale Y Salsa De Tomates Secos

¡Hola!

Comenzamos el blog este nuevo mes de Abril con una receta primaveral que está deliciosa. Una pasta con una salsa de tomates secos que os encantará.

La inspiración para esta receta ha sido un viaje a Croacia en el que en un restaurante vegetariano me sirvieron una pasta de verduras con una salsa de tomate seco. Sí, uno de los ingredientes que menos me gustaba jajaja. Sin embargo, me encantó porque al triturarlos, el sabor para mí gusto mejora mucho y además no noto la textura de los mismos. Aunque últimamente estoy empezando a querer a este ingrediente y se lo añado a ensaladas, cremas o pastas como la de hoy.

Para acompañar he utilizado kale, aceitunas y limón, súper sencillo pero muy rico. También he probado la pasta con la salsa y parmesano nada más y también queda deliciosa. El secreto es la salsa, el resto de la magia la ponéis vosotros 😉

[Pappardelle con salsa de tomates secos] 

2 raciones.
 > Ingredientes:
  • 2 raciones de pappardelle o cualquier otro tipo de pasta
  • 1 bote de tomates secos en aceite (250 gramos)
  • 1 diente de ajo grande o 2 pequeños (horneados)
  • Albahaca en polvo
  • Orégano en polvo
  • 2 cucharadas de queso parmesano en polvo
  • Un puñado de kale fresco
  • Unas aceitunas negras
  • Un limón
> Preparación:

Para hacer esta receta simplemente tenéis que comenzar cocinando la pasta que uséis tal y como indica el paquete. 

Mientras la pasta se hace, colocamos en el vaso de la batidora todo el bote de tomates secos con el aceite, las especias y una cucharada de queso parmesano. Yo no eché sal, porque me pareció que no lo necesitaba, pero si preferís añadir esperad hasta el final para comprobar cómo ha quedado de sabor. Antes de triturar añadís también el ajo, podéis usarlo crudo pero al hornearlo unos 10 minutos en el horno, el sabor queda mucho mejor, ya que crudo queda demasiado fuerte. Con el bote de tomates ya vacío, lo rellenamos con agua y lo añadimos también al vaso de la batidora. Os recomiendo que comencéis echando solamente la mitad del vaso de agua y vayáis añadiendo más según la textura que queráis. Trituramos todo.

Para hacer el kale, simplemente lo lavamos bien, escurrimos el agua, añadimos sal, pimienta negra y aceite de oliva y horneamos unos 10-15 minutos revisando que no se queme. Lo que queremos es que quede crujiente.

Cuando la pasta esté lista, la escurrimos y mezclamos con la salsa. Para terminar, decoramos con un poco más de parmesano, con las aceitunas, el kale y un poco de ralladura de limón. Queda exquisito, contadme si lo hacéis 🙂

Luz, Paz & Amor,  

Paula

❤ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *